¿Sabías que el aceite de oliva virgen extra ayuda a reforzar el sistema inmunitario?

¿Sabías que el aceite de oliva virgen extra ayuda a reforzar el sistema inmunitario?

¿Sabías que el aceite de oliva virgen extra ayuda a reforzar el sistema inmunitario?

 

Un producto tan común en nuestra cocina como el aceite de oliva virgen extra puede ser un gran aliado para reforzar el sistema inmunitario. Es uno de los ingredientes básicos de la dieta mediterránea al que se le atribuyen numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Pero tal vez algunos no sepan que su consumo habitual también puede fortalecer nuestras defensas.

AOVE para reforzar el sistema inmunitario

El aceite de oliva virgen extra es rico en vitaminas A, D, E y K, que actúan como antioxidantes. Los antioxidantes cumplen la función de contrarrestar la acumulación de radicales libres, provenientes de agentes externos o hábitos inadecuados,  que dañan las células del organismo, dando lugar a envejecimiento celular, disminución de las defensas y un mayor riesgo de padecer cierta enfermedades.

Además, contiene dos sustancias muy importantes como el hidroxitirosol y la oleuropeína, que son precisamente las que le dan al aceite de oliva virgen extra su peculiar sabor picante y amargo. Estos nutrientes actúan también como potentes antioxidantes que contribuyen a reforzar el sistema inmunitario.

Las grasas del AOVE afectan directamente a la actividad de los neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos encargados de proteger al organismo contra enfermedades infecciosas. Según algunos estudios, se ha demostrado que estas grasas vegetales estimulan las células de sistema inmunitario haciendo que la respuesta de las defensas ante virus y bacterias sea mucho más efectiva.

El consumo habitual de aceite de oliva virgen extra, por lo tanto, nos ayuda a prevenir el desarrollo de muchas enfermedades, como problemas cardiacos o algunos tipos de cáncer, lo que significa que puede ayudarnos a vivir más.

Otros beneficios del aceite de oliva virgen extra

Pero, además, el consumo de aceite de oliva virgen aporta otros beneficios muy importantes para mantener una buena salud, especialmente si lo combinamos con una alimentación equilibrada y unos hábitos de vida saludables.

Propiedades antibacterianas

El aceite de oliva tiene propiedades antibacterianas por lo que resulta muy eficaz contra la helicobacter pylori. Algunas investigaciones han demostrado que puede controlar hasta ocho cepas distintas de esta bacteria, algunas de ellas resistentes a los antibióticos.

Salud intestinal

Las funciones digestivas mejoran con el consumo de AOVE porque equilibra la producción de ácidos y aumenta el Ph del organismo al favorecer la absorción de minerales como el magnesio y el calcio.

Previene la artritis

El aceite de oliva puede reducir el estrés oxidativo y la inflamación articular de las personas que padecen artritis, sobre todo si se combina con otros productos ricos en omegas.

Reduce el colesterol

El AOVE es un alimento que ayuda a regular los niveles de colesterol malo (LDL) y colesterol bueno (HDL), reduciendo el primero y aumentando el segundo. Gracias a este buen equilibrio, se reduce el riesgo de problemas como arteriosclerosis y otras enfermedades cardiovasculares.

Es bueno para el cerebro

Este producto es rico en polifenoles, que tienen características antiinflamatorias y antioxidantes, y además estimulan la creación de neuronas nuevas y la renovación del tejido cerebral. Se cree que las personas que consumen este tipo de grasas poseen mejores funciones cognitivas.

Para beneficiarnos de los efectos saludables del AOVE y disfrutar plenamente de su sabor, lo recomendable es consumirlo en crudo incluyéndolo en nuestras comidas diarias.